El petróleo es una mercancía estratégica especial porque las variaciones en sus precios han tenido un impacto significativo en la economía mundial. Por ser un recurso natural escaso, las reservas no se distribuyen de acuerdo a las necesidades de consumo, lo que hace de la industria y del mercado del petróleo una actividad de alcance global, con un comercio internacional importante, volátil e intenso.

Las empresas privadas y estatales dedicadas a la exploración, extracción y exportación de petróleo crudo y aquellas que lo compran para transformarlo en derivados (gasolina, nafta y diesel) constituyen la base fundamental del mercado mundial del petróleo.

Las refinerías procesan el crudo de petróleo en diferentes productos derivados, tales como gasolina, combustible de aviación, asfalto y otros. El proceso más básico de refinación separa el crudo de petróleo en sus diversos componentes. El petróleo crudo se calienta y se pone en una torre de destilación, donde los diferentes componentes de los hidrocarburos se hierven y se recuperan, condensándose a diferentes temperaturas.

Diferencias en los crudos de petróleo.

Las características físicas de los crudos de petróleo pueden ser diferentes. En términos simples, se clasifican por su densidad y contenido de azufre. Los crudos menos densos (“más ligeros”) generalmente tienen una mayor proporción de hidrocarburos ligeros,  permitiendo que productos de alto valor, tales como gasolina, combustible de aviación y diesel puedan ser procesados con la destilación simple. Los crudos más densos ("más pesados ") generan una proporción muy alta de propiedades de bajo valor con la destilación simple y requieren un procesamiento adicional para producir el rango deseado de productos. Algunos crudos también tienen un mayor contenido de azufre, una característica indeseable para el procesamiento y la calidad del producto.

Compuestos adicionales al crudo

Además de petróleo, las refinerías y plantas de procesamiento utilizan y agregan otros aceites y líquidos para la producción del producto final destinado a los consumidores. Estos incluyen los líquidos que se condensan en los pozos de gas. Las plantas procesan los líquidos procedentes del gas natural, y los aceites de crudo sin terminar que se producen por la refinación parcial, tales como naftas y aceites ligeros, queroseno, gasóleos ligeros, gasóleos pesados y residuos. Los residuos provienen del crudo después de la destilación de los componentes más pesados.

 

Las instalaciones de mezcla añaden compuestos oxigenados, como el etanol, y varios "componentes de mezcla " para la producción de gasolina de motor.  También agregan proporciones  relativamente pequeñas, pero crecientes de "biodiesel" (elaborados a partir de aceites vegetales o grasas animales) para combustible diesel y combustible de calefacción.