Se utiliza en los motores diesel que se encuentran en la mayoría de los camiones de carga, trenes, autobuses, barcos y vehículos agrícolas y de construcción. Alimenta los motores que utilizamos para producir y transportar casi toda nuestra comida y todos los demás productos que hacemos y compramos. Algunos automóviles, camiones pequeños y barcos también tienen motores diesel.

El combustible diesel también se utiliza en los generadores de electricidad. Muchas instalaciones industriales, grandes edificios, instalaciones institucionales, hospitales y empresas eléctricas tienen generadores diesel de respaldo y fuentes de alimentación de emergencia. La mayoría de las aldeas remotas de Alaska utilizan generadores diesel para generar electricidad.

El combustible de calefacción (GASOIL) y el diesel son productos estrechamente relacionados llamados destilados. La principal diferencia entre los dos combustibles es que el combustible diesel contiene menos azufre que el combustible de calefacción (GASOIL). Aproximadamente 12 litros de destilado se producen a partir de cada barril de 42 galones de petróleo crudo. De estos 12 litros de destilado, menos de 2 galones tienen un alto contenido de azufre, que sólo puede ser vendido como combustible de calefacción.

REGULACIÓN DEL COMBUSTIBLE

En el pasado, el combustible diesel contenía altas cantidades de azufre, que se consideran perjudiciales para el medio ambiente cuando se quema a través de la combustión. Debido a que el combustible diesel requiere un procesamiento adicional para eliminar el azufre, es más costoso de producir que el GASOIL.

ISO tiene un estándar (no obligatorio) para el D2 Diesel Gasoil que la mayoría de las compañías petroleras utilizan como referencia. En los EE.UU. es ANSI (Instituto Nacional Estadounidense de Estándares) que ha definido el estándar nacional de EE.UU. para D2, de acuerdo con las propuestas de la ASTM, API y EPA.

En Europa existen variantes similares a nivel nacional, por ejemplo, en Alemania fijado por la norma DIN, y en Rusia por GOST (Gosudarstvenny Standart)La aplicación de los estándares ISO ha permitido la reducción de azufre en los combustibles, contribuyendo en la disminución de la contaminación en muchas ciudades.

FICHA TECNICA

 

D2 GOST 305-82